Presentación de las Obras de Ramón Domínguez Águila y Homenaje

Con fecha 06 de enero de 2021, tuvo lugar el evento de presentación de las obras recientemente publicadas por la Editorial Prolibros. Se trata de la segunda y tercera edición de las obras: “La Prescripción Extintiva Doctrina y Jurisprudencia” y “Teoría General del Negocio Jurídico”, respectivamente. El encuentro contó con más de 70 asistentes a la actividad telemática, dispuestos en una variada audiencia, entre ellos, académicos, magistrados, abogados y estudiantes. Gran parte de ellos amigos entrañables del homenajeado, y como no pudiera haber sido de otra manera, se contó con la presencia de su hija Carmen Domínguez Hidalgo, como moderadora del encuentro.

En una fecha poco probable de generar amplia adhesión, dadas las recientes festividades y la temporada estival, de igual manera el Centro de Estudios Jurídicos Iusta Causa (CEJIC) se quiso dar cita para agradecer y reconocer la contribución de don Ramón Domínguez Águila, al derecho chileno.

Un aspecto a destacar es que, pensado por parte de los miembros de CEJIC, -quienes no se permitieron dejar pasar la oportunidad- quisieron hacer de la presentación de los libros, además, un homenaje al destacado jurista chileno. A modo de prologar la actividad, el presidente de nuestro del Centro, se sirvió de una columna de homenaje que cuenta con breves reseñas biográficas aportadas por personas que han tenido el privilegio de compartir con don Ramón, fuera en la universidad, en simposios, conferencias y otros análogos, de las innumerables asociaciones en que él ha participado y aún participa, o en el ámbito del ejercicio de la profesión.

En representación del Dpto. de Derecho Privado de la U. de Concepción, Manuel Barría Paredes indicó que, referirse a don Ramón Domínguez “Es motivo de orgullo, pues con su incansable trabajo académico y del libre ejercicio de la profesión de abogado impregna en nosotros los atributos que estimamos debe tener un profesional de excelencia, esto es, rigor, compromiso y proyección”.

Siguieron las palabras de la distinguida profesora Carmen Domínguez Hidalgo, quien señaló: “El razonamiento detrás de sus obras tiene que ver con su formación personal y profesional (…) tenía un padre, gran civilista y abogado litigante, de manera que don Ramón siguió muy tempranamente la vocación que le transmitió su padre. Esto explica la utilidad de los libros que él ha escrito, los que tienen utilidad para todos, del mundo académico o para quienes van en busca de soluciones prácticas”.

Cuando tocó el turno del colega de estudio jurídico del homenajeado, don Pedro Hidalgo Sarzosa, refirió que “He podido ver que don Ramón hace un trabajo permanente, metódico y continuo”. Fruto de ello es que la creación de sus trabajos doctrinarios es demostrativa de una manifiesta acuciosidad. Continúo don Pedro, “En todo ejemplar con que cuenta en la oficina, hay notas, revisiones, con el objeto de buscar la manera de simplificar la comprensión, tanto a estudiantes, como a los prácticos del derecho, como él llama a jueces y abogados litigantes”. Por tanto, a lo largo la generación de todas sus obras intelectuales, se cumple de sobra con el objetivo declarado, cual es, facilitar a todos una aplicación útil y práctica de las materias consultadas.

A medida que avanzó la reunión, fue tiempo de volcarse al comentario de las obras por parte de los expositores invitados.

Dio inicio a ello, el doctor Iñigo de la Maza Gazmuri, quien se expresó en los siguientes términos, “La obra de otros civilistas clásicos, como Claro Solar o Arturo Alessandri, adolecen de ciertas objeciones metodológicas, nada de las cuales, hasta donde yo he visto, es posible reprochar a don Ramón Domínguez. Se puede leer T.G. del Negocio Jurídico desde cualquier lugar, se puede aprender de él, hay libros que son extremadamente locales, hay libros que simplemente reflejan preferencias de quien los escribe. Este ejemplar se le puede pasar a cualquier profesor o profesora extranjeros diciendo con orgullo que es un libro escrito por un profesor chileno”.

Por parte de la profesora Aida Kemelmajer de Carlucci, fueron realizadas reflexiones del siguiente tenor, “Acepté esta invitación por dos razones, primero el valor de la obra y segundo por la trayectoria de su autor”. Procedió luego, a un análisis más de fondo de la obra La Prescripción Extintiva, apuntando que, “Para quienes valoramos el derecho comparado, este libro es de singular importancia ya que aparecen en él referencia antiguas y modernísimas al derecho de; Colombia, Brasil, Argentina, Bélgica, Francia y tantísimas otras legislaciones, es la comparación la que permite justificar muchísimas cuestiones que pasan con la prescripción, como por ejemplo, que se acorten en los distintos países los plazos de prescripción en razón de que los viejos códigos atendían a sociedades rurales, no a sociedades tecnológicas como las de hoy (…) Otro tanto para con la caducidad,  explica por qué hay plazos de caducidad que pueden ser opuestos de oficio por los tribunales y otros no”.  Lo anterior, no puede sino concluir, que el libro comentado se consagra como una obra clásica de la doctrina, junto con la de Díez Picasso en España, Monateri en Italia e Inostroza en Colombia, solo por nombrar algunos sobresalientes exponentes de la ciencia jurídica.

Asimismo, la doctora Beatriz Venturini Camejo, desde el derecho uruguayo comentó en la instancia las palabras que siguen, “Es una obra magnífica del derecho comparado y reciente, porque está incluida la modificación al código civil y comercial de la nación argentina. El profesor Domínguez no tuvo oportunidad de comentar una reciente modificación en Uruguay”.  Se trata de un proyecto de ley sancionado el 9 de julio de 2020, que dispuso la modificación de artículos del código civil de ese país, a objeto de acortar plazos de prescripción extintiva, por ejemplo, acciones personales con plazo de veinte años, se han rebajado a diez años. Finalizódiciendo, “Me parece relevante de comentar, porque pone al día a Uruguay, ya que en países como Argentina y Chile se manejan plazos más cortos, hasta de cinco años”.

El último expositor en tomar la palabra, fue Carlos Pizarro Wilson, decantando en su expresar la gratitud hacia el maestro Domínguez. “Él iba a Francia, y se llevó mis documentos traducidos al francés para presentarlos allá, ya que en esos años no se acudía a los medios virtuales para estos efectos, y gracias a él conocí a quien fuera con posterioridad el director de mi tesis. Por ende, tengo una inmensa gratitud hacia el profesor Domínguez”.

Como cierre del acto, se tuvo el deleite de oír al homenajeado, quien en primer lugar se declaró agradecido de los miembros que conforman Iusta Causa, destacando que, “En el último año han revelado una fuente de juventud en el derecho nuestro, desarrollando una multiplicidad de actividades dignas de personas de más edad. Veo a jóvenes egresados con interés en lo cual se ve la enorme riqueza que existe entre ellos para el remplazo del estudio del derecho, en especial el derecho civil.

Con aquella exitosa actividad de extensión, los organizadores del evento dieron cierre a un ciclo de actividades llevadas a cabo dentro de su primer año de vida como Centro de Estudios Jurídicos Iusta Causa.

Suscribete a nuestro Newsletter

Copyright © 2021 Todos los derechos reservados.