Extensión

Próximamente

Eventos anteriores

La historia de nuestras jóvenes repúblicas americanas, adolece de vacíos debido, en parte a la ausencia de documentos, y también a la falta de rigurosidad de algunos historiadores al juzgar la época de la independencia.

El 17 de julio se celebra el día internacional del tatuaje, en este artículo se busca abordar un breve analisis del contenido jurídico de este arte. Así , ya en el 2017, un estudio realizado en chile por GFK Adimark, indicaba que el 17% de las personas mayores de 15 años y un 38% de las personas entre 25 y 34 años tendrían al menos un tatuaje, este estudio demostró que la normalización y masificación de arte en piel ha ido y va en un aumento sostenido y estable. Lo anterior a significado que la tinta de mucho de qué hablar, en ámbitos laborales, educacionales, políticos, entre otros. Como es de esperarse, el derecho no ha estado ajeno a esta discusión

Por medio del presente, buscamos expresar ciertas ideas que han ido aflorando con el pasar del tiempo desde la entrada en vigencia de la ley Nº21.379 que vino a modificar a la ley Nº 21.226.
Tal y como lo señala el título, son ideas nacidas en la reflexión del período de prueba y su relación con el abandono de procedimiento. El anhelo de este artículo es incentivar la discusión con respecto a un escenario determinado de abandono de procedimiento, escenario que se puede verificar desde el día dos de abril del presente año.

La vida y los desafíos futuros de la humanidad no tienden a hacerse más simples, sino que muy por el contrario son crecientemente complejos, cambiantes, inciertos y trascienden las fronteras de las naciones.

Por dicha razón, el trabajo de la Convención Constituyente encierra enormes desafíos y responsabilidades en orden a proyectar el país y el mundo hacia  plazo. Indudablemente esa tarea requiere cuidar equilibrios de intereses y balance de criterios. En resumen, podríamos desear que la Convención realice así, una tarea más técnica, que política; de más pragmatismo, que de ideología; en que prime la razón, por sobre las emociones; guiada por más realismo, que ilusión; todo con una mirada unificada y de bien común para el Chile del futuro.