Sobre la admisibilidad de la demanda, reflexiones y un fallo

Una de las primeras cosas que se enseñan en el desarrollo de la cátedra “Derecho Procesal” en las casas de estudio de nuestro país, dice relación con la demanda y sus requisitos, por consiguiente, se analizan los artículos 254 y siguientes del Código de Procedimiento Civil (en adelante CPC) y como no, si la demanda, en palabras de COUTURE, es el acto introductorio de la instancia.

En dicho articulado, básico y esencial en el ejercicio de la profesión, nos encontramos con la norma prevista en el artículo Art. 256, el cual precisa que “Puede el juez de oficio no dar curso a la demanda que no contenga las indicaciones ordenadas en los tres primeros números del artículo 254, expresando el defecto de que adolece”.